Bocaditos salados, Pollo

La mejor receta para preparar tus nuggets y dedos de pollo

Está claro que el pollo en sus diferentes presentaciones es una de las comidas más sabrosas que existen. Es por ello que hoy descubrirás una forma renovada de preparar tus nuggets y fingers o dedos a base de dicha ave. 

Una receta que consta de ingredientes que tienes a la mano, pero que tampoco representan una dificultad para ser adquiridos. Si quieres aprender una manera innovadora de cocinar este tipo de platillo, continúa leyendo con atención. 

Nuggets y dedos de pollo: ¿por qué son tan famosos?

Desde hace tiempo atrás, son dos presentaciones culinarias muy comunes en el ámbito de la comida rápida. Muchas personas se deleitan con su particular sabor frito más su sazón determinado por el restaurante que los cocine. 

El secreto de su popularidad extendida no solamente es su sazón, sino también su rebozado, marinado y empanizado. Además, es una receta ampliamente promocionada por cadenas de comida rápida como McDonald 's, Burger King, KFC, entre otros. 

A raíz de ello, las personas buscan imitar resultados similares, pero sin tener el éxito esperado. Sin embargo, no significa que sea imposible alcanzar ese acabado final anhelado. De hecho, en el hogar, podrás ejecutar esta receta sin problemas. Al terminar, habrás logrado el punto exacto en el empanado de tus nuggets y fingers de pollo. 

¿Qué clase de ingredientes necesitas?

Los elementos que precisarás para este plato están basados en una cantidad estimada de 4 personas. Tratar de conseguirlos todos marcará la diferencia entre un paladar exquisito y otro más o menos regular. 

  1. 2 pechugas de pollo. 
  2. 300 ml de leche entera.
  3. Zumo de limón, específicamente media unidad.
  4. 2 huevos.
  5. 150 gramos exactos de pan rallado. 
  6. 5 galletas saladas. 
  7. 150 gramos de harina. 
  8. 1 cucharadita de ajo en polvo, cebolla en polvo, pimentón, sal, pimienta, jengibre en polvo. 
  9. Aceite de oliva extra virgen o de girasol. 

Combinar cada uno de estos ingredientes es sencillo, garantizando una degustación que nunca olvidarás. Si bien sorprende el uso de un lácteo, comprobarás que proporcionará el toque idóneo para la mezcla. 

Pasos para la preparación de los nuggets y dedos de pollo caseros

Lo primero a subrayar es que se requiere de paciencia. Después, tendrás que continuar al pie de la letra, cada uno de los siguientes nueve pasos. 

Mezcla inicial

Lo crucial para que la mezcla inicial no falle, es esperar unos 5 a 10 minutos a que se “corte”. Para ello, se entrelazan tanto la cantidad de leche especificada como el zumo de medio limón indicado con anterioridad. 

Transcurrido el lapso de tiempo descrito, se procede a picar o cortar la pechuga de pollo. No sin antes despojarla del tejido graso o cartílago que, comúnmente, arrastra consigo. 

Por su parte, si deseas hacer nuggets, obviamente la forma de corte será en “bocados” o cuadrados. En su defecto, para los dedos o fingers de pollo, deberán tener un aspecto de “tiras” o verticales. 

Marinado del pollo

Los trozos de pechuga de pollo son colocados en un bol o recipiente de buen tamaño. Al instante en que se compruebe que la leche esté cortada y caducaron los 10 minutos nombrados, se rocía sobre los bocados y/o tiras. 

Otro punto de inflexión es que el procedimiento de marinado no puede ser menor de 20 a 30 minutos como tal. De lo contrario, no se impregnará el sabor característico que estás buscando. 

Mezclas secundarias

Haciendo gala de un plato hondo o excavado, se implanta la harina, ajo, pimienta, sal, pimentón, jengibre y cebolla en polvo. Por medio de un cucharón de madera, se procura mezclar a profundidad cada especia. 

Seguidamente, en otro plato, se baten los 2 huevos. Y, aparte, juntar el pan rallado con las galletas saladas. Obviamente, estas últimas deben estar en trozos o prácticamente machacadas. 

Empanizado

El orden a proseguir es el siguiente: escurrir las piezas de pollo de la leche cortada. Acto seguido, pasar por la mezcla de harina con especies. Después, por el plato con los huevos batidos y, finalmente, aquel con el pan y las galletas trituradas.

Lo que viene es lo más sencillo de todo: freírlos hasta que se doren en su punto máximo. Y, por cierto, recuerda escurrirlos para retirar el exceso de aceite cuando estén listos.

Recetas parecidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*